El Contorno de Ojos, ¿debería empezar a usarlo?



Los contornos de ojos nos obsesionan y a la vez nos representan un misterio. Nos obsesionan porque todas queremos una mirada descansada y luminosa, sin arrugas o patas de gallo. Y a la vez nos representan un misterio porque hay muchas dudas sobre su correcto uso: ¿en qué se diferencian de una hidratante normal? ¿Qué combaten y qué no? Y, lo que ahora nos ocupa, ¿cuándo debería empezar a usarlas? Igual que nos ocurre con otros cosméticos como el sérum o con compuestos concretos como el retinol o el ácido hialurónico, atribuimos su uso a un propósito que tiene que ver meramente con la edad: eliminar los signos del envejecimiento. No obstante, al igual que ocurre con los productos e ingredientes antes mencionados, se puede (y se debe) emplear antes de que dichos signos empiecen a hacer acto de presencia, no sólo para prevenir, sino para cumplir otras funciones, ¿o no?


Pero, ¿por qué necesitas un contorno de ojos y qué lo diferencia de otras cremas hidratantes?


Es cierto que hay rutinas de belleza mas básicas y rutinas de bellezas más complicadas, y en nuestro último post no incluimos el Contorno de Ojos entre los imprescindibles de la rutina de belleza, justamente por eso, porque realmente queríamos hacer una lista con lo VERDADERAMENTE IMPRESCINDIBLE.


Sin embargo deberíamos tener claro que la piel del contorno de ojos resulta más fina y sensible que la del resto del rostro, por lo tanto, es necesario aplicar productos cosméticos específicos que ayuden a prevenir y tratar los signos del envejecimiento en esta área. En este sentido, los contornos de ojos están especialmente formulados para tratar señales como las patas de gallo, las ojeras, la flacidez o simplemente mejorar la hidratación y aspecto superficial de esta zona especialmente delicada. Así que si tu presupuesto lo permite no dudes siempre en buscar un producto concreto para este área y añadirlo a tu rutina de belleza.


La edad indicada para comenzar a usarlo ronda los 25 años aunque siempre dependerá de nuestras necesidades y tipo de piel, puesto que la piel seca o deshidratada necesitará incluirlo en la rutina cosmética diaria incluso antes para evitar este desequilibrio y la consecuente aparición de los signos del envejecimiento que se presentan en esta delicada área mientras que las pieles grasas mucho después. Es mejor cuidarla para prevenir y retrasar la aparición de arrugas, flacidez, tonalidad oscura, etc.


Pero aunque ésta sea la edad idónea para comenzar a usarlo, no hay una edad ‘errónea’ para ello siempre y cuando elijamos el producto correcto para nuestra edad y nuestro tipo de piel, para lo cual lo más indicado es seguir siempre el consejo de un experto que nos asesore, como las expertas dependientas de Healthy Spot, especialistas en Cosmética Natural. Ya que se trata en esencia de una cuestión de necesidades, y por lo tanto nuestro momento para comenzar puede variar, hay que puntualizar que en una piel muy joven no es necesario el uso de cosméticos más allá de una buena limpieza, una correcta hidratación o el tratamiento de forma específica de problemas de piel como el acné.


Sin embargo el punto de no retorno podríamos establecerlo a los 30 años para las mujeres y 40 para los hombres. Sería ese el momento en el que de verdad deberíamos tomárnoslo en serio, ya que con el paso del tiempo la piel del contorno del ojo se va haciendo más fina y sensible, por lo que se ve más afectada por la pérdida de agua o la cantidad y calidad de sustancias como el colágeno o el ácido hialurónico. Tampoco podemos olvidar que la falta de sueño, el estrés o la genética pueden hacer que esta zona presente una tonalidad mas oscura, un factor que podemos ayudar a corregir con un buen contorno de ojos.


Pero debemos tener claro que no todos los contornos de ojos valen para todas las edades. El mismo debe adaptarse a las necesidades de nuestra piel en cada momento, por lo que para una piel joven elegiremos productos que por su composición nos ayuden a hidratar, prevenir e iluminar, mientras que para pieles más maduras, aquellos que contengan activos específicos antiedad o para el tratamiento de las bolsas serán los más indicados.


Tampoco debemos dejar de lado la textura. Elegiremos aquellas más hidratantes o nutritivas si nuestra piel está deshidratada o seca, mientras que en casos de piel grasa, serán más adecuadas las texturas ligeras.


¿Y el momento perfecto de añadirlo a la rutina de belleza?


Después del sérum es cuando tendríamos que aplicar el contorno de ojos y luego, como último paso, la crema hidratante.





Todos los Derechos Reservados: HEALTHY SPOT