Domingo de compartir con nuestros hijos



Cuarentena Sin Estrés Guía Diaria de Life Coaching y Arteterapia para pasar esta cuarentena libre de estrés, pensando en positivo y creciendo.


Reflexión Inicial: Domingo de compartir con nuestros hijos


Cuando los padres pasan poco tiempo con sus hijos, estos se sienten solos, extrañan a sus padres y desean compartir más momentos en la vida diaria. Esto sugiere vacíos de afecto que pueden, en muchos casos, llevarlos a llenar necesidades psicológicas profundas como seguridad, comprensión, protección, orientación e identidad, en otros lugares diferentes de la familia, como los amigos y el colegio, pero también en escenarios con menos control y garantía de que la influencia que ejerzan en ellos sea positiva. Por el contrario, quienes garanticen tiempo de calidad con los hijos encontrarán ventajas como un mejor conocimiento entre padres e hijos, una comunicación más fluida, se fortalece el vínculo y se encuentran soluciones a los problemas diarios de la crianza.

Y en estos momentos de crisis e incertidumbre mundial es importante acordarse de los niños, pues ellos son también muy susceptibles al estrés, y pasar más tiempo de calidad con ellos, sobretodo practicando actividades diseñadas para aliviar el estrés, ayudará a entablar una plataforma de diálogo abierto y seguro donde el niño quiera abrirse a la conversación y exteriorizar como se siente, así como facilitará a que juntos como familia trabajen el estrés.

Los adultos, en su función de proveedores de atención y cuidadores, tienden a ver el mundo de los niños como feliz y despreocupado. Después de todo, los niños no tienen que trabajar ni que pagar cuentas; entonces, ¿de qué podrían preocuparse? ¡De muchas cosas! Incluso los niños muy pequeños tienen preocupaciones y sienten estrés en alguna medida. El estrés puede afectar a cualquier persona que se sienta abrumada, incluso a los niños. En los niños en edad preescolar, el hecho de separarse de sus padres puede ocasionarles ansiedad. A medida que los niños crecen, las presiones académicas y sociales (en especial, la tarea de "encajar") crean estrés. Y en estos momentos, el sencillo hecho de ver a los adultos de su entorno preocupados y “sentir” en el aire ese temor que se huele en el ambiente, puede ser un generador de estrés.

Si bien no siempre es fácil reconocer el estrés en los niños, los cambios a corto plazo en la conducta, como los cambios de humor, el mal comportamiento, el cambio en los patrones del sueño o el hecho de mojar la cama, pueden ser indicaciones. Algunos niños experimentan efectos físicos, que incluyen dolor de estómago y dolor de cabeza. Otros tienen problemas para concentrarse o terminar la tarea escolar. Otros niños se abstraen o pasan mucho tiempo solos. Los niños más pequeños pueden mostrar signos de reacción frente al estrés al adoptar nuevos hábitos, como chuparse el dedo, enroscarse el cabello con el dedo o meterse el dedo en la nariz. Los niños mayores pueden comenzar a mentir, a agredir a otras personas o a desafiar la autoridad. Un niño estresado también puede tener pesadillas, dificultad para irse de su lado, reacciones exageradas a problemas menores y cambios radicales en el desempeño académico.

Hoy, como cada domingo, cambiamos el formato de nuestra sesión y te proponemos algunas actividades en familia, para que pases con tus hijos momentos agradables y productivos, libres de estrés.


Piensa durante el día de hoy en esta afirmación: “Me siento muy agradecido por todo el amor que hay en mi vida. Lo encuentro en todas partes, pero especialmente en mi familia”


Jornada 11. Intercambio solidario. “Vivamos el Presente en la Naturaleza”

El esfuerzo físico, cuando es proporcionado, es ideal para acompañar una acción antiestrés. En le terreno de la solidaridad su interés es mayor si pone en contacto a personas que actúan juntas por un interés común. Hoy domingo, te propongo una actividad que practicar al aire libre y que aligera a la naturaleza todo lo que le impide crecer, con toda la simbología que podemos también interpretar y aprender de la misma.

En primavera, verano y otoño, la naturaleza no siempre consigue eliminar lo que obstaculiza su crecimiento. Ya sea que tengas patio o sencillamente macetas con plantas en tu balcón, azotea o terraza, invita a tus hijos y juntos propónganse el día de hoy delimitar un espacio de trabajo y ayudar a aligerar la carga que las plantas a nuestro alrededor traen encima.

Si tienen patio, unos se podrían ocupar de barrer el césped y recoger las hojas muertas, mientras otros podrían encargarse de los árboles que tengáis, eliminándole enredaderas y malas hierbas que los asfixien. Si tienes macetas, pueden aprovechar para limpiar las plantas, podarlas, eliminarles las hojas secas.

Además, el simple contacto con la naturaleza, el tocar la tierra, respirar el aire… ayudará a liberar a todos del estrés y a vivir el presente.


Cuando tu hijo se preocupe por el futuro, intenta siempre disuadirle de ese estado de ánimo examinando el momento actual. Incluso cuando la situación parece realmente mala o aterradora, el momento presente suele ser tranquilo. Si no tienes un jardín o una maceta que cuidar, otras posibles actividades que pueden desarrollar juntos para liberarnos del estrés y mantenernos en el presente podrían ser:

  • Juntos desde una ventana o desde el balcón o azotea, ponernos a ver la forma de las nubes y compartir que vemos.

  • Hacer juntos vuestro plato favorito y comerlo lentamente, juntos.

  • Haced un juego donde cada uno tiene que mirar a su alrededor y fijarse en todas las cosas que no son malas: “el sol sigue brillando”, “se escucha los pájaros cantar con más claridad”, “no hay ningún elefante acostado en mi cama” (¡no hay nada mejor para levantar el estado de ánimo que decir algo ridículo!). Creatividad Solidaria: Decorando Macetas

Siguiendo con la propuesta de trabajar hoy juntos con la naturaleza, ofrecer un espacio florido para todos es una actividad que puede resultar atractiva. Y qué mejor para crear este espacio florido que comenzar por decorar nuestras macetas. Forrarlas con tela, pintarlas, decorarlas con pinzas… hay tantas opciones, lo importante es adaptarte a materiales que ya tengas en casa y dejar volar la imaginación. Aquí te dejamos con algunas imágenes que pueden servirte de inspiración.



Arteterapia Colectiva: Mandalas Naturales

Seguro que has pintado mandalas alguna vez, pero … ¿has creado uno con tus propias manos? Esta es la actividad que te proponemos para hacer en familia.

Mandala significa círculo y evoca el universo, el centro de todo, un lugar donde dar vida, meditar, crecer … Un mandala es perfecto para cultivar valores y aprendizajes. También para enseñar la meditación, el aquí y el ahora.

Crear mandalas con tus hijos es la herramienta perfecta para trabajar la atención, la concentración, la paciencia, la coordinación, la psicomotricidad fina, el trabajo individual o en equipo, la creatividad, la imaginación y su propio bienestar (centran la atención en una sola actividad creativa y se reduce el estrés). Y además se pueden trabajar areas más académicas como la geometría, el color, el vocabulario e incluso las matemáticas.

Utilizar la naturaleza, por su parte, con el objetivo de desarrollar la creatividad y una obra común es uno de los ejes de la arteterapia. La idea de esta actividad es muy simple: crear un mandala combinando elementos naturales: hojas, semillas, pétalos, judías crudas, etc, con elementos de consumo general: fruta, verdura, pastelillos y golosinas. Con todos los elementos que encuentren, creen su propia composición entre todos.

La idea de que el mandala tenga elementos de consumo, es que luego de terminado, poco a poco podremos ir consumiento los elementos del mandala y destruyendo así, juntos, la obra que hemos creado, dándonos también una lección de desapego y de lo cambiante del mundo. En la religión budista, los monjes elaboran complicadísimos mandalas de arena, lo que toma alrededor de 1 semana de trabajo conjunto. Después, en un acto de ofrenda repleto de humildad, los monjes destruyen con leves movimientos la figura cósmica, a fin de aprender una lección de desapego, respeto y compasión. ¿Se animan?


1 vista

Todos los Derechos Reservados: HEALTHY SPOT