Conectando con nuestros Sentimientos


Aprender a conectar las palabras con nuestros sentimientos y pensamientos nos permitirá no solo gozar de una mejor salud emocional, sino que también repercutirá favorablemente en nuestro bienestar físico.


Cuarentena Sin Estrés Guía Diaria de Life Coaching y Arteterapia para pasar esta cuarentena libre de estrés, pensando en positivo y creciendo.

Reflexión Inicial: Conectando con nuestros Sentimientos

Tus pensamientos, palabras y sentimientos están conectados e influyen entre sí. De hecho, cuando te sientes triste o deprimido, sueles tener pensamientos negativos. Y, en consecuencia, te expresas con desconsuelo mediante palabras.

Es característico de aquellas personas que gozan de una buena salud emocional el hecho que son conscientes de sus pensamientos, palabras y sentimientos. Han aprendido a lidiar con el estrés de forma saludable. En esa medida, se sienten bien consigo mismos y tienen relaciones sanas. Esto es así porque conectar con uno mismo permite hacer de la vida una experiencia significativas y satisfactoria. Por supuesto, esto no elimina los sentimientos o comportamientos negativos, pero sí ayuda a sobrellevar las situaciones complicadas de manera más provechosa para el alma humana. Las emociones no aparecen por casualidad, sino que emergen de nuestro interior con un fin. Están conectadas con nuestras necesidades esenciales, son una expresión de lo que realmente somos. Cuando las emociones hablan, todo nuestro ser habla. Nuestras emociones son parte de nuestra inteligencia, una inteligencia basada en la creatividad, la espontaneidad y la intuición. Es la voz de las emociones, y no la de la lógica, la que nos impulsa a avanzar o a detenernos, a recordar u olvidar, a persistir o a rendirnos. Son ellas las que han de guiarnos por esos caminos.

En la medida en que nos acostumbremos a conectar con nuestras emociones, podremos conectar con nuestro ser más profundo, más instintivo, más auténtico. Por ello, ser conscientes de nuestras emociones es esencial para el autoconocimiento y el crecimiento personal.

A casi todos nos resulta mucho más fácil compartir nuestros pensamientos mediante las palabras, que nuestros sentimientos. Y esto es normal, pues ten en cuenta que compartir los sentimientos que están en tu corazón requiere de cierto coraje. Esto te hará sentir expuesto y vulnerable, pero es lo que creará la cercanía y la posibilidad de conectar con otras personas.

El problema es que no estamos acostumbrados a conectar con nuestras emociones y, sin conocimiento, pueden ser como caballos desbocados.  Al no afrontarlas, vamos dejando asuntos pendientes, problemas sin resolver; y surgen los conflictos emocionales. Y es que lo que sentimos no puede desconectarse, no va a desaparecer así como así. Reprimir emociones nos ancla en el pasado y no nos permite vivir nuestro presente en plenitud. Y un día te das cuenta de que algo no anda bien. Tú no estás bien. Y es por ello que en los ejercicios que realizaremos hoy nos enfocaremos principalmente en conectar y exteriorizar esos sentimientos, para que sepamos concadenarlos luego con nuestras palabras de forma tan natural como hacemos con el pensamiento.

Debemos comenzar a comunicarnos de una manera natural con nuestros sentimientos. El primer paso será identificar qué es lo que estamos sintiendo. El siguiente, aceptarlo. El tercero, sentirlo y escuchar lo que nos está pidiendo. Y el último paso, soltarlo. Debemos aprender a soltar las emociones, tanto como a conectar con ellas.

Lograr esto es importante porque las palabras nos permiten deshacernos de sentimientos como el estrés, la tristeza o la ansiedad. Mantenerlos en tu interior puede hacer que te sientas todavía peor. De aquí nuestro consejo de que compartas con tus seres queridos o allegados aquellos momentos en los cuales algo te molesta o te inquieta.

Piensa durante el día de hoy en esta afirmación:

“Estoy Conectada con mis sentimientos y cuanto más abierta estoy a mis sentimientos más fácil me es leer los sentimientos de los demás”


Jornada 12. Mi momento Anti Estrés: Conectando con mis Sentimientos


A través de este ejercicio conectaremos con nuestras emociones positivas y negativas de la semana pasada. Dibujo de Fuego: En este dibujo de llamas de fuego, escribe primero las palabras que resuman mejor tus decepciones de la semana que acaba de pasar, además de lo que te ha indignado o enfurecido. Después, píntalas de amarillo, rojo o naranja: estarás “quemando” los efectos que han causado es ti estos estados de ánimo.


Dibujo de Agua: En este dibujo de olas que se extienden por la playa, empieza escribiendo en la cresta de la ola las palabras que te ayudarían a recobrar la confianza en ti mismo, a alejar pequeños miedos debidos a la acumulación de estrés y que acaban por minarte. Pinta el dibujo con azules y verdes claros.




Mi Momento Arteterapia: “El Volcán”

Pinta este Volcán en erupción con colores que te evoquen fuerza y poder, realzando el arranque de cada trazo de color de abajo arriba.

Concéntrate en acontecimientos o emociones que pueden desestabilizarte y a través de la pintura de este volcán, conecta con ellas y déjalas salir. Escribe debajo del dibujo lo que sientes a menudo “bullir” dentro de ti.



“Mi momento bienestar”: 4 Posturas de Yoga para conectar con nuestros sentimientos

Una de las herramientas más efectivas para aprender a conectar y gestionar las emociones nos la proporciona el yoga. Se trata de una serie de ejercicios que podemos realizar para conectar nuestro cuerpo con nuestra mente y nuestro espíritu.P odemos controlar nuestra forma de sentirnos, y eso precisamente, lo podemos conseguir con la ayuda del yoga a través de estas posturas.


Mi Momento Life Workshop: Musicoterapia

La musicoterapia utiliza las frecuencias sonoras para influir en las emociones, suscitar una apertura de conciencia, permitir cambiar de ambiente mental, como un oxígeno salpicado de notas musicales. A continuación te ofrecemos unos consejos básicos para construir paso a paso una CDteca práctica. Favorece la escucha dedicando un espacio a esta actividad de bienestar. ¡Recordemos que también eres tú quien sabe lo que musicalmente te beneficiará!

Empieza escuchando una música que apacigüe el estado de ánimo en el que te encuentras. Por ejemplo, si estás estresado, elige una música que te evoque espacio, como si pasaras de un estad de estrechamiento, de encierro, a una apertura panorámica al exterior.

Excitación Nerviosa: Contra la irritación mental, en la que eres totalmente permeable a lo que te rodea, escucha una música que centre, y, por lo tanto, con muy pocos instrumentos (piano, arpa, voz, guitarra). Esto te hace simplificar y volver a lo esencial.

Tristeza: No hay que frenarla, pero debe poder exteriorizarse positivamente. Escoge melodías que no sean repetitivas, más largas que la media, con instrumentos que te conmuevan. Termina con una pieza luminosa (por ejemplo música tropical) o alegre, a tu gusto.

Falta de Positividad: Se transmuta gracias a una pieza con ritmo regular que induzca poco a poco a moverte, aunque sea despacio. ¡Tu cuerpo debe dejarse llevar por el movimiento!

Cólera: También dese salir, no quedarse bloqueada. Sinfonías para unos, ritmos trepitantes para otros…¡En cualquier caso, lo que escuches debe ir acompañado de gestos que te liberen! Para reproducir la música unos altavoces de tres vías (bajos, medios, agudos) serían lo ideal, estando de ser posible, a cada lado del cuerpo. Mi Momento Reflexión: Conectando pensamientos, palabras y sentimientos.

Consejos para conectar pensamientos, palabras y sentimientos

Los pensamientos, las palabras y los sentimientos están estrechamente relacionados. Por ello, queremos proponerte algunos consejos que te ayudarán a conectarlos:

  • Reconoce la diferencia entre pensamientos y sentimientos.

  • Nombra el sentimiento.

  • Describe la sensación de tal manera que la otra persona pueda experimentar sus sentimientos en la misma medida.

  • Verbaliza los sentimientos con las personas directamente.

  • Acepta que los sentimientos no son correctos ni incorrectos.

  • Comprende que los sentimientos van, vienen y cambian rápidamente.

  • Trata de no juzgarte a ti mismo ni a las otras personas por sus sentimientos.

  • Comparte tu sentimiento subyacente más profundo, no solo la sensación superficial.  

5 vistas

Todos los Derechos Reservados: HEALTHY SPOT