coaching-mujeres.jpeg

Desarrollo Personal,

Gestión Emocional y Autoconocimiento

El coaching grupal entre mujeres es una herramienta fantástica para afrontar los problemas que, desde la perspectiva de mujer, nos surgen a lo largo de la vida. 

 

Retos como la crianza de los hijos, una separación, la pérdida de un ser querido, una enfermedad,  la soledad, la gestión de las emociones, la dificultad para encontrar pareja, las creencias, la  sexualidad o, si te sientes cansada, si te da miedo envejecer, si estás pensando en cambiar de trabajo, si quieres volver a empezar de cero…Cualquier tema que te preocupe se ve desde una perspectiva diferente cuando otras mujeres, de mano de la coach, te ofrecen respuesta abriendo tu campo de acción, tus posibilidades y, ampliando la visión que tienes del mundo que te rodea. 

Atrévete a sumergirte en este viaje interior de la mano de mujeres como tú, ¡porque juntas somos más fuertes!

La terapia de grupo es poco habitual y rara vez nos planteamos participar en ella pero, ¿por qué debería considerarla?

Nunca mejor dicho: ¡la unión hace la fuerza!

Beneficios de la Terapia de Grupo

Dejar de sentirte como un bicho raro:

Es muy habitual pensar que lo que te sucede a ti es algo excepcional, raro, te sientes como una persona desquiciada o loca y por ese motivo te avergüenzas de tus síntomas y los ocultas a la sociedad. En las terapias de grupo la selección de los participantes no es al azar, sino que se realiza en función de sintomatología y problemas. Por tanto, lo más habitual es encontrarte con personas que sufren algo similar a ti. Por ejemplo, los síntomas de la agorafobia suelen ser algo que la gente oculta. Ese miedo a salir a la calle, algo aparentemente inofensivo, el miedo a volverte loco, la sensación de irrealidad que conlleva una crisis, etc. Todos esos síntomas no se suelen explicar, ya que la persona suele sentir vergüenza de experimentarlos. En las sesiones de grupo se puede hablar abiertamente de ellos y descubrir que no sólo los experimentas tú, sino que es más habitual de lo que pensabas, lo cual ya tranquiliza y es terapéutico.

El terapeuta dirige pero los verdaderos terapeutas son los compañeros:

En la terapia de grupo cuando una persona habla, el resto escucha y da su punto de vista, un consejo, una vivencia personal similar a la de quien está hablando, etc. En una terapia individual el terapeuta no suele utilizar frases como: "a mí me pasó algo así, y yo lo que hice fue...". Sin embargo, el hecho de que un compañero sea capaz de explicar su opinión o vivencia personal, hace que la persona se rete: "Si María estaba peor que yo y lo hizo, lo tengo que intentar". Es mucho más terapéutica la intervención de un compañero que la del psicólogo, ya que los compañeros se consideran al mismo nivel y se tiende a pensar que para el terapeuta es fácil opinar porque no está en la misma situación que tú, mientras que lo haga alguien que ha explicado una experiencia similar a la tuya, tiene mucho más peso.

La confidencialidad y la escucha están garantizadas:

En estas sesiones tienes la oportunidad de desahogarte, explicar cosas que no has contado a nadie y que nunca harías, todo ello con la tranquilidad y seguridad de que la información que des nunca va a salir de esa sala. En las sesiones grupales hay pocas normas, pero fundamentales para la permanencia en el grupo. Esas normas son: la confidencialidad, el compromiso con la asistencia y el respeto por el turno de palabra.

Los consejos que das pueden animarte al cambio: "Consejos vendo que para mí no tengo". A veces tendemos a aconsejar a quien tenemos a nuestro alrededor pero no nos aplicamos el cuento porque sencillamente no explicamos que a nosotros nos pasa lo mismo y luego no nos preguntan. En las sesiones grupales las personas del entorno te aconsejarán cosas que quizás tú has recomendado alguna vez y eso te permite comprometerte y esforzarte para contigo mismo. Además, ayudar a otras personas permite sentirse mejor y te obliga a descentrarte de tus problemas. Escuchar y ayudar a otros hace que por un momento no tengas el foco puesto en lo que te sucede a ti.

Se establecen fuertes lazos:

Si tus dificultades han conseguido que te sientas aislado, la terapia de grupo suele ayudar a generar un grado de compañerismo que puede llevar incluso a la amistad con algunos de los compañeros. Además, si eres una persona tímida, la terapia de grupo consigue que te relaciones con las otras personas y por tanto, que salgas un poco del hermetismo.

El grupo crea un espacio vital en el que es posible aprender de forma privilegiada:

 

Aprendizaje y cambio siempre han estado peleando por ser objetivos alternativos de todo grupo8. Pero, ¿se puede pensar en un cambio personal, más o menos profundo, que no incluya, al menos, el aprendizaje de formas de comunicación, de nuevas formas de sentir y de pensar? Y, planteándolo de forma inversa, ¿podemos imaginar un aprendizaje cualquiera excluyendo que dé como fruto pequeños o grandes cambios personales?  La situación de igualdad que se establece entre los miembros del grupo hace que muchos consejos directos se den y se reciban sin que el terapeuta abandone su rol. Por otra parte una actividad tan estructurada como es el consejo, ayuda a que aparezcan patologías ocultas, como sería, por ejemplo, la del rechazador de todo consejo. O el mecanismo de negación.  Junto al intercambio de datos, propio de toda interacción, y al consejo, existe en el grupo un aprendizaje sanador de suma importancia que es el aprendizaje de imitación. Es verdad que sería ingenuo pensar que no se da conducta imitativa en la relación de ayuda individual. Todo psicólogo que se ha formado él mismo en una relación de ayuda, sabe por experiencia propia hasta qué punto se sorprende más tarde repitiendo intervenciones, modos de hacer y de pensar de aquella persona que una vez le ayudó a él. Pero en el grupo la situación es, a este respecto, enormemente más explícita y más rica. Los participantes cuentan con una variedad grande de conductas que pueden imitar y "ensayar". De ellas unas serán abandonadas más tarde, otras serán modificadas. Todas ellas pertenecerán, como ensayos válidos, al proceso de crecimiento.

El grupo crea referencias más universales:

 

Un sentimiento iatrogénico es el de unicidad en los problemas personales. Frecuentemente encontramos en la práctica clínica que los problemas psíquicos se agrandan y generan defensas a partir de la sensación del paciente de que lo que a él le pasa no le pasa a nadie más.  El grupo quita sentido de unicidad, lo desconfirma. Frecuentemente problemas muy profundos (experiencias de incesto, etc.) se perciben en el grupo como sucesos de la propia historia que al ser habladas entran en relación con "lo universal" del grupo. 

​Más Económico que la Terapia Individual:

Y por qué no decirlo.  La terapia grupal tiene el gran beneficio de ahorrarte mucho dinero pues sale mucho mas económica que la terapia individual, sobretodo en nuestro centro.  Así que si no tienes presupuesto para invertir en una terapia individual en este momento, quizás apostar por la terapia grupal sea una excelente opción para ti.

istockphoto-1206956433-612x612.jpeg
istockphoto-1249232440-612x612.jpeg
61yUQuI3JzL_edited.jpg
istockphoto-1254992680-612x612.jpeg
istockphoto-1204864406-612x612.jpeg
istockphoto-917770464-612x612.jpeg
b9e4575c-25d2-4cef-8174-68a25cd86712.JPG

Martina, Trabajadora Social

"Las sesiones grupales me hacen sentir acompañada.  Puedo ver que lo que siento y deseo no es tan distinto a lo que sienten y desean mis compañeras y eso me ayuda a motivarme y conseguir mis objetivos"

a0e96f35-59da-486e-8f02-2899d725a281.JPG

Romina, Atención al Cliente

"Las sesiones grupales me han ayudado en mi proceso de crecimiento personal, haciéndome más consciente de mí y conocerme mejor.  Mis compañeras han sido parte importante de este proceso."

¿Qué aprenderás en las Sesiones de Terapia Grupal?

Al participar en nuestras Sesiones de Coaching para Mujeres, basados en las enseñanzas del Life Coaching, la Psicología Sistémica y la Terapia Familiar Sistémica Clínica, aprenderás a:

  • Trazar Objetivos Generales y Específicos para tu vida, así como líneas de acción para alcanzarlos.

  • Mejorar tu Autoestima.

  • Reconocer la relación que existe entre tus pensamientos, tu salud y la realidad que vives en tu día a día.

  • Recuperar el equilibrio de tu salud a través del equilibrio mente-cuerpo-emociones

  • Conocer las 4 Leyes del Amor, como trabajan y cómo respetarlas y equilibrarlas en todas nuestras relaciones.

  • Conocer nuestra niña interior y sanar sus heridas.

  • Mejorar tu relación contigo misma, con tu familia de origen, con tu pareja, con tus hijos.  Mejorar tu relación laboral y social.

  • Ver el futuro y la vida con optimismo, seguridad y mirada clara, con impulso de acción y seguridad al andar. 

y todo lo que esto puede traer implícitamente a tu vida...

429A319A-9AC8-48B9-91F1-A284E15C020A.jpe